receta conejo al ajillo
5 de 2 votos
Imprimir

Receta tradicional de conejo al ajillo

Receta de cocina para preparar, paso a paso, un conejo al ajillo digno de la cocina de una abuela, y tan delicioso como para chuparse los dedos.
Tipo de receta Carnes
Tipo de cocina Casera, Española
Keyword Receta tradicional
Tiempo de preparación 25 minutos
Tiempo de cocción 50 minutos
Tiempo total 1 hora 15 minutos
Porciones 4
Calorías 290 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 1 conejo completo troceado
  • 200 ml de vino blanco seco
  • 2 ajos completos
  • Romero
  • Pimienta negra molida
  • 1/2 limón
  • Laurel
  • Sal
  • Aceite vegetal

Preparación

  1. Lo primero es trocear el conejo, ya limpio. Si tienes la suerte de que tu carnicero se encargue, pues genial. Sino, esto nos dará un poco de trabajo en casa.
  2. Luego vamos a salpimentar los trozos de conejo, al gusto. A mí me gusta que el conejo quede muy bien sazonado, así que presto especial atención a rotar las piezas, para que queden salpimentadas por todas sus caras.
  3. Ahora nos ocuparemos del ajo, para dejarlo listo y  utilizarlo más adelante. Vamos a pelar todos los dientes de las dos cabezas de ajo. Luego, tomaremos los dientes de una cabeza y los picaremos en trocitos muy pequeños.
  4. Vamos a triturar el resto de los dientes de ajo, o a pasarlos por un mortero. Por el momento, reservaremos el ajo preparado de ambas maneras.
  5. El siguiente paso será calentar un chorro de aceite en un sartén, para allí dorar las piezas de conejo. Habrá que irlas rotando para que se cocinen por todos sus lados, y freírlas hasta que tomen un bonito color dorado. Esto debería tomar 20 minutos o menos, considerando todas las piezas del conejo.
  6. Iremos retirando las piezas, ya fritas, del sartén. Es muy probable que tengamos que hacer la fritura por partes. Al final, no apagaremos el aceite, sino que lo reutilizaremos para cocinar los ajos que hemos picado en trocitos. Si es demasiado el aceite que ha quedado en el sartén, escurriremos una parte para solo dejar el equivalente a media taza.
  7. Haremos la cocción del ajo a fuego medio-bajo,  para asegurarnos de que los trocitos no se quemen. Una vez que los trocitos de ajo estén delicadamente dorados, apagaremos el sartén y los reservaremos, aún en el aceite.
  8. ¿Se acuerdan del resto de los ajos, que ya habíamos triturado? Pues ahora nos ocuparemos de ellos, y los mezclaremos con algunas especias: un toque de sal, otro de pimienta, el romero, el laurel y también el jugo del medio limón. En el caso de las hierbas, lo mejor es mezclar todo en un mortero o en un triturador, para también trocear las hierbas. Si no tenemos este recurso, lo más recomendable es picar muy finamente las hierbas,  antes de mezclarlas.
  9. Una vez obtenida una pasta con los ingredientes anteriores, la añadiremos al sartén con el ajo frito, encendido de nuevo. Sumaremos el vino, y mezclaremos bien todo, para dejarlo cocinar algunos minutos.
  10. Ahora regresaremos el conejo al sartén, mezclaremos de nuevo todo para que se integren bien la salsa y la carne. Dejaremos el conejo cocinando unos 20 minutos más, para que se caliente de nuevo y la carne quede en su punto. Toma en cuenta que no hay que tapar la olla en estas últimas etapas de la cocción. La idea es que se evapore el alcohol y la salsa tome una consistencia untuosa.
  11. Como siempre, antes de servir el plato, prueba la salsa para verificar la sazón, y corregirla, si hace falta.
  12. Listo. El conejo en ajillo ya se puede servir.