receta patatas a lo pobre
5 de 1 voto
Imprimir

Cómo hacer patatas a lo pobre caseras

Aprende cómo preparar unas patatas a lo pobre, sencillas pero muy sabrosas, con esta receta fácil, muy casera y familiar.
Tipo de receta Guarniciones
Tipo de cocina Casera, Española
Keyword receta facil
Tiempo de preparación 15 minutos
Tiempo de cocción 18 minutos
Tiempo total 33 minutos
Porciones 4
Calorías 180 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 3 dientes de ajo
  • 6 patatas medianas calculemos un poco más de 100 gramos por patata
  • Perejil picado calculemos unas dos o tres cucharadas soperas
  • 1 cebolla blanca
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite vegetal

Preparación

  1. Lo que dicta la sabiduría ancestral de la cocina de las abuelas, es que lo primero que hay que hacer con las patatas, es pelarlas. Así que, vamos a hacerlo.
  2. Luego nos ocuparemos de cortarlas en ruedas. Hay que tener cuidado de que no queden muy delgadas. Entre un centímetro y un centímetro y medio de espesor no está mal, como referencia.
  3. También hay que ocuparnos de cortar los otros vegetales, así que pelaremos los dientes de ajo y los picaremos muy finamente.
  4. En el caso de los pimientos, los lavaremos muy bien y los picaremos en cintas largas (lo que llamamos "picar en juliana").
  5. En el caso de la cebolla, la pelaremos y la cortaremos también en juliana, pero cuidando que las cintas queden muy delgaditas. Si contamos con algún comensal que no sea muy fanático de este ingrediente, no queremos que se la pase mal con la cebolla.
  6. Ya con todos los vegetales cortados, calentaremos un sartén grande con un buen chorro de aceite, a fuego bajo.
  7. Ahí vamos a sofreír el ajo, durante 1 minuto, y sumaremos la cebolla, para que se cocine por 2 minutos más.
  8. Luego añadiremos las patatas, y espolvorearemos con un poquito de sal y otro de pimienta. Para seguir, sumaremos las cintas de pimiento.
  9. Pondremos una tapa a la sartén y dejaremos nuestras patatas a lo pobre en cocción, durante unos 15 minutos. Nada más que no hay que abandonarlas a su suerte, sino que hay que venir a revisarlas y removerlas con frecuencia. Yo acostumbro voltearlas a la mitad de la cocción, para que queden un poquito selladas de ambas caras (para cada trozo), pero siempre teniendo mucho cuidado de que no se maltraten. Lo mejor es ayudarse con una espátula de madera.
  10. Pasado el tiempo de cocción, vamos a decorar las patatas con el perejil (que ya teníamos bien picado). Puedes probar un trocito de patata, muy discretamente, para verificar la sazón, y añadir un poco más de sal y pimienta, si hiciera falta.
  11. Si sientes que las patatas necesitan un poco más de cocción, puedes dejarlas algunos minutos más en la sartén, sin necesidad de que el fuego esté todavía encendido. El calor de la sartén hará su trabajo.