sopa de tortilla o sopa azteca
5 de 1 voto
Imprimir

Sopa de tortilla, receta mexicana

Prepara esta sopa azteca de tortilla con ingredientes muy representativos de la cocina mexicana: aguacate, chile, jitomate, tortilla, crema de leche y queso panela.

Tipo de receta Sopas
Tipo de cocina Mexicana
Keyword Receta tradicional
Tiempo de preparación 20 minutos
Tiempo de cocción 30 minutos
Tiempo total 50 minutos
Porciones 4
Calorías 280 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 1 pechuga de pollo
  • 1 hoja de laurel
  • Sal
  • Pimienta negra molida o pimienta blanca
  • 4 to rtillas de maíz
  • Aceite vegetal
  • 1/2 cebolla blanca pequeña
  • 2 de dientes de ajo
  • 3 chiles guajillos o pasilla
  • 5 to mates rojos o jitomates fr buen tamaño
  • 1 aguacate
  • 1 taza de queso blanco fresco para cortar
  • Crema de leche o crema ácida
  • Jugo de limón opcional

Preparación

¿Cómo se hace la sopa de tortilla?

  1. Comenzaremos por ocuparnos de la pechuga de pollo. Ya con la carne limpia, calentaremos una olla con poco más de un litro de agua, y la pondremos a cocinar con un toque de sal, uno de pimienta y una hoja de laurel.
  2. Mientras se cocina el pollo, podemos aprovechar para preparar otros ingredientes. En el caso de las tortillas, las cortaremos en cintas.
  3. También cortaremos la cebolla (pelada) en cubitos, y en el caso de los dientes de ajo, los pelaremos y picaremos finamente.
  4. Luego, calentaremos una sartén con aceite, a fuego alto. Con mucho cuidado, freiremos la juliana de tortillas, solo el tiempo necesario para que se doren las cintas y se vuelvan crujientes.
  5. Después, sacaremos las tortillas el aceite. Es recomendable pasarlas a un plato cubierto con papel absorbente, para quitarles el exceso de grasa.
  6. Aprovecha el aceite y la sartén caliente para también freír los trozos de cebolla y ajo, esta vez con el fuego entre medio y bajo.
  7. Mientras tanto, en un recipiente con agua caliente, remoja los chiles pasilla, ya limpios. De preferencia, agrégalos ya cortados en trozos en cintas y sin semillas (salvo si te encanta el picante fuerte).
  8. Paralelamente, mantente atento para que después de unos 15 o 20 minutos de hervor, retires el pollo del calor y de su olla, y solo conserves el caldo.
  9. Lava los jitomates y córtalos en trozos pequeños. Cuando la cebolla del sartén empiece a volverse transparente, incorpora estos pedazos y agrega también dos de los chiles remojados.
  10. Mezcla bien todos los ingredientes del sartén, cocina cinco minutos más, y luego pásalos a una licuadora o robot de cocina. Procésalos para obtener un puré de tomate, lo más homogéneo posible.
  11. Después hay que agregar el puré al caldo. Mezcla bien y deja que se cocine hasta que rompa a hervor. Luego, baja el fuego al mínimo.
  12. Aprovecha el sartén donde se cocinaron los tomates, para freír el tercer de los chiles pasilla, ya cortado en tiras. Solo hace falta cocinarlo rápidamente para marcar el sabor y que tome una textura un poco crujiente.
  13. Reserva el chile frito, y prepara los otros ingredientes para decorar los platos de sopa. Necesitaremos cortar el aguacate en cubos, igual que el queso. Mide una taza de este último, ya en trozos, para obtener la cantidad necesaria.
  14. Salpimenta las cintas de tortilla.
  15. Al momento de servir, colocaremos una parte de los ingredientes de la decoración al fondo de cada plato: algunas cintas de tortilla frita, algunos cubos de queso y de aguacate, algunas tiras de chile frito. Si lo desean, se puede incluir un poco de la pechuga de pollo cortada en trocitos o en tiras. Luego, hay que verter la sopa en cada plato, y al final, decorar la superficie con otro poco de tortilla, aguacate, queso y chile, y adicionalmente, un toque de crema de leche y algunas gotas de jugo de limón (opcionales).