salsa verde mexicana
5 de 1 voto
Imprimir

Salsa verde mexicana

Receta de cocina para preparar, paso a paso, una salsa verde mexicana, muy casera y muy natural.
Tipo de receta Salsas
Tipo de cocina Mexicana
Keyword Receta tradicional
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo total 25 minutos
Porciones 10
Calorías 40 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo
  • 400 gramos de tomates verdes o tomatillos
  • 2 chiles jalapeños o chiles serranos
  • 1/2 cebolla blanca
  • Sal
  • Caldo de pollo opcional
  • Algunas ramas de cilantro fresco opcionales

Preparación

¿Cómo se hace la salsa verde?

  1. Para comenzar, vamos a pelar la media cebolla blanca.
  2. En el caso de los dientes de ajo, los dejaremos ya pelados.
  3. Luego, pelaremos los tomates verdes y los lavaremos bien.
  4. También lavaremos bien los chiles.
  5. En una olla pequeña, pondremos a calentar un poquito de agua, con el objetivo de cocinar todos los vegetales que hemos listado anteriormente. Cuando metas los vegetales en la olla, el nivel de agua no debe sobrepasar el nivel de los otros ingredientes, para no tardar más de manera innecesaria. La cocción que le daremos a las verduras será ligera, de poco más de diez minutos. Si en lugar de mantener un poco el frescor de las verduras, prefieres que estén bien cocidas, puedes dejarlas un máximo de ¼ de hora.
  6. Si vas a utilizar el cilantro, este es un buen momento para lavarlo. Yo prefiero desinfectarlo utilizando agua con un chorro de vinagre. Allí, lo dejo sumergido durante al menos cinco minutos.
  7. Ten a la mano tu licuadora para que, cuando se termine el tiempo de cocción, escurras los ingredientes y los transfieras, para procesarlos. Si se te complica “pescar” los ingredientes, puedes ayudarte con un colador. Sin embargo, reserva un poco del agua de la cocción, por si acaso.
  8. Agrega el cilantro lavado a la licuadora y sazona con un poco de sal, al gusto. Si has decidido utilizar el caldo de pollo para darle más sabor a tu salsa, añade media taza a la licuadora. También puedes utilizar un caldo de verduras casero.
  9. Si no has previsto utilizar ningún caldo, pero te parece que la licuadora necesita un poco de líquido para procesar mejor los alimentos, entonces añade un poquito del líquido de la cocción.
  10. Cuando hayas licuado lo suficiente hasta obtener una salsa de buena consistencia, pruébala. Si hace falta, corrige la sazón con un poco más de sal, y mezcla de nuevo.
  11. Eso es todo. En principio, tu salsa verde ya está lista. Sin embargo, hay quienes prefieren cocinar de nuevo el líquido (muy rápidamente) para intensificar su sabor. Puedes hacer esto en la misma cacerola empleada previamente, después de limpiar cualquier rastro de agua.
  12. Sirve tu salsa fría o caliente, como lo prefieras.