pimientos de piquillo rellenos de bacalao
5 de 1 voto
Imprimir

Cómo hacer pimientos de piquillo rellenos de bacalao

Receta de cocina fácil para preparar, paso a paso, unos tradicionales pimientos de piquillo rellenos con bacalao.
Tipo de receta Pescados
Tipo de cocina Española
Keyword Receta tradicional
Tiempo de preparación 20 minutos
Tiempo de cocción 40 minutos
Tiempo total 1 hora
Porciones 4
Calorías 120 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 2 cebollas blancas
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva
  • ¼ de taza de pan molido o una cucharada grande de harina de trigo
  • Un chorro de vino blanco seco
  • 20 pimientos de piquillo
  • 350 gramos de bacalao desalado o fresco
  • Pimienta molida al gusto
  • Sal al gusto opcional

Preparación

  1. Para comenzar esta receta, partiremos del hecho de que el bacalao ya se encuentra desalado (para quienes no utilicen pescado fresco). El pescado debe estar ya limpio, sin piel y totalmente libre de espinas, o de otras partes que puedan interferir con la textura suave de la carne de pescado, que será la base de nuestro relleno para los pimientos de piquillo.
  2. Lo siguiente que haremos es desmigajar el bacalao. Luego, calentaremos agua en una olla, y herviremos el pescado. Una vez que el agua rompa a hervor, apagaremos el fuego y retiraremos la olla. Entonces escurriremos el pescado con ayuda de un colador.
  3. En este punto, precalentaremos el horno a 180 grados centígrados.
  4. Para continuar, reservaremos el pescado y nos ocuparemos de la cebolla. Vamos a pelarla y picarla en trocitos pequeños. También haremos lo mismo con el ajo: pelar los dientes y picarlo muy finamente.
  5. Calentaremos un cazo con un buen chorro de aceite, a fuego medio. Allí vamos a cocinar los trozos de cebolla y de ajo, prestando atención a removerlos con frecuencia. Esperaremos lo necesario para que la cebolla comience a tornarse ligeramente transparente, y el ajo comience a tomar matices un poco dorados.
  6. Alcanzado este punto, incorporaremos la harina o el pan rallado. Cocinaremos un par de minutos y agregaremos el chorro de vino. Mezclaremos bien y daremos otro par de minutos de cocción para que se reduzca un poco el alcohol.
  7. Luego agregaremos el bacalao desmenuzado, que debe estar bien escurrido y seco. Nos ayudaremos con una espátula de cocina o cuchara para deshacer los trozos más grandes que pudieran quedar.
  8. En este punto, agregaremos un toque de pimienta al bacalao, y también agregaremos sal exclusivamente en los casos donde se utilice pescado fresco. Evitaremos este ingrediente cuando se use pescado desalado, porque siempre quedan suficientes residuos de sal como para darle sabor al plato. Luego, mezclaremos muy bien.
  9. Cocinaremos la mezcla, revolviendo con frecuencia, solo hasta que el pescado cambie de color.
  10. Posteriormente, pasaremos la mezcla por una licuadora o la aplastaremos lo suficiente para obtener una pasta espesa (si prefieres un relleno con trocitos, podrías saltarte este paso).
  11. Ahora tomaremos los pimientos de piquillo y los rellenaremos muy delicadamente con la preparación que venimos de preparar. A medida que los vayamos rellenando, los iremos acomodando en una fuente o placa para cocción en horno.
  12. Luego, con la ayuda de una brocha los recubriremos muy ligeramente de aceite, y los meteremos al horno durante veinte minutos.
  13. Pasado este tiempo, sacaremos los pimientos del horno y estarán listos para comer.