ensaimada mallorquina casera
5 de 1 voto
Imprimir

Ensaimada mallorquina, receta fácil y casera

Prepara en casa esta receta de ensaimada mallorquina tradicional. Vas a necesitar un poco de tiempo disponible, paciencia para amasar la mezcla, y harina de fuerza, levadura, agua, azúcar, sal, huevos y manteca.
Tipo de receta Postres
Tipo de cocina Española
Keyword al horno, Receta tradicional
Tiempo de preparación 40 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo total 55 minutos
Porciones 10
Calorías 470 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 400 gramos de harina de fuerza
  • 120 gramos de azúcar blanco
  • 1 huevo
  • 200 gramos de manteca de cerdo
  • 30 gramos de levadura fresca
  • Azúcar glass para espolvorear
  • Sal
  • Agua natural

Preparación

  1. Para comenzar haremos una masa con 15 gramos de harina de fuerza y una cucharadita cafetera de sal. Mezclaremos ambos polvos con un tenedor, en un bol y agregaremos 15 mililitros de agua. Mezclaremos bien hasta obtener una pasta y la dejaremos en el bol, pero cubierta con film plástico o con un trapo.
  2. Guardaremos el bol en el refrigerador e idealmente, dejaremos que se repose durante toda una noche. En su defecto, haremos esta masa madre en la tarde para dejarla reposando varias horas y continuar con la receta en la noche. Si realmente tienes el tiempo muy limitado para hacer ensaimada, pues, como mínimo extremo hay que dejarla reposar por lo menos una hora. Asegúrate de que al menos esta masa madre hay cambiado su textura y consistencia después del tiempo de reposo. Debería aparecer con hoyitos o una especie de burbujas.
  3. Cuando retomemos la elaboración de las ensaimadas, mezclaremos en un recipiente el resto de la harina, otra cucharadita cafetera de sal y el azúcar. Una vez revueltos todos los polvos, haremos un hoyo en el medio y colocaremos el contenido del huevo, con 150 mililitros de agua natural y la masa madre que hemos dejado reposar previamente. Iremos mezclando con movimientos envolventes, prestando especial atención a que no se formen grumos.
  4. Cuando la mezcla empiece a volverse homogénea, incorporaremos la levadura y la iremos integrando con el amasado. Hay que asegurarnos de que se vaya distribuyendo bien. Si contamos con una máquina para amasar en casa, tanto mejor. Nos será muy útil para amasar, porque tendremos que trabajar la masa durante largo tiempo. Lo ideal es que sean 20 minutos, y si llevamos el tiempo hasta 25, mucho mejor. No hay que tomarse a la ligera esta etapa del amasado, porque es uno de los fundamentos para que la ensaimada nos quede deliciosa, realmente como las isleñas.
  5. Una vez que terminemos esta etapa del amasado, prepararemos una superficie plana para colocar la masa. Esta superficie debe estar bien limpia. Entonces la engrasaremos con un poquito de aceite y la espolvorearemos con harina. Cuando coloquemos la masa allí, lo ideal es que la dejemos reposar unos 20 minutos más (tapada con un trapo), para que se asiente después del amasado. Esto es lo ideal, pero si está apurado, puedes saltarte esta fase. Yo he probado hacer la ensaimada con y sin este reposo, y bueno, si te lo saltas tampoco es que la diferencia será muy grande.
  6. Vamos a hacer una bola con la masa sobre la superficie, y luego a aplastarla. En este punto, tienes que decidir si quieres una ensaimada de una sola pieza, o si prefieres dividir la masa en muchas piezas iguales, para hacer ensaimadas individuales. En nuestro caso, hoy prepararemos una única ensaimada, grande y perfecta para compartir.
  7. Con la ayuda de un rodillo de cocina, vamos a estirar la masa y a dejarla lo más fina que se pueda, pero sin que se rompa.
  8. Una vez estirada, untaremos la masa con abundante manteca de cerdo, hasta distribuirla totalmente sobre ella.
  9. Lo siguiente será ir enrollando delicadamente la masa, con cuidado de que no se rompa ni se maltrate. Le iremos dando forma de cilindro.
  10. Luego, conseguiremos una gran bandeja o placa de hornear, la cual cubriremos con una hoja de papel encerado. Depositaremos arriba nuestro “rollo” de masa, y la dejaremos levar durante otra hora (cubierta con un trapo, para que no se reseque).
  11. Pasado este tiempo, precalentaremos el horno a 180 grados. Retomaremos el trabajo con la masa e iremos formando con el “cilindro” una especie de espiral. Sin embargo, dejaremos un espacio interno en el espiral. Es decir, que no iremos pegando la masa al círculo anterior cuando vayamos creando las vueltas, sino que iremos dejando espacio adentro, porque la masa crecerá aún más cuando se hornee. De esta manera, lograremos una bonita forma para la ensaimada, sin que la masa se desborde.
  12. Una vez que el horno esté caliente, hornearemos nuestro espiral durante 15 minutos.
  13. Cuando la ensaimada ya esté lista, la dejaremos reposar para que se enfríe un poco. Entonces, la espolvorearemos con bastante azúcar glass, para darle el acabado típico de este tipo de plato.