pollo frito
4.28 de 22 votos
Imprimir

Pollo frito, receta fácil

Aprende a preparar un delicioso pollo frito crujiente por fuera y jugoso por dentro paso a paso.
Tipo de receta Pollo
Tipo de cocina Casera
Keyword fritura
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 20 minutos
Tiempo de marinado 2 horas
Tiempo total 30 minutos
Porciones 4
Calorías 250 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 1 pollo completo cortado en piezas y limpio.
  • 2 tazas de harina de trigo
  • 1 taza de pan rallado
  • 1 huevo
  • 1/2 taza de leche
  • Ajo en polvo.
  • 1 limón opcional
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de sabor neutro canola, girasol o similar

Preparación

  1. Es recomendable comenzar a preparar este pollo con una marinada, para que la carne tome más sabor. Para prepararla, solo hay que meter las piezas en un recipiente con el jugo del limón exprimido, pimienta, sal y ajo en polvo.
  2. Hay que prestar atención a que las piezas queden impregnadas de la marinada, de forma más o menos uniforme, para que todas tomen sabor.
  3. El recipiente con el pollo en marinada irá al refrigerador por dos horas, idealmente, o en casos con menos tiempo, mínimo 45 minutos.
  4. Podemos aprovechar para ir alistando los demás ingredientes. En un plato o recipiente ancho, vamos a mezclar el pan y la harina con un toque de sal y pimienta. Así, vamos a dejar el polvo listo para cubrir las piezas de pollo antes de freírlas.
  5. En otro bol, vamos a hacer una mezcla con el huevo y la leche. Por aquí pasaremos el pollo antes de meterlo en el polvo de harina y pan.
  6. Una vez pasado el tiempo de la marinada, lo siguiente será freír el pollo. Para esto, vamos a utilizar un sartén para calentar el aceite. Para esta receta, la cantidad de aceite debe ser abundante, de manera que el pollo y la cubierta se cocinen bien. En este caso no aplica la idea de "ponerse light" controlando la cantidad de aceite. Vamos a calentar el aceite a fuego alto.
  7. Los pedazos de pollo solo deben introducirse en el aceite una vez que este esté caliente. Antes de meterlos a freír, vamos a pasar cada pieza por la mezcla de huevo y leche, de manera que toda su superficie quede bien impregnada, y luego por el plato con la mezcla de harina, para que esta se pegue a la superficie mojada del pollo.
  8. Hay que rotar o voltear bien la pieza al momento de pasarla por la harina, de manera que esta se adhiera por todas partes.
  9. Ahora sí, a sumergir en el aceite caliente a cada pieza que haya pasado por el proceso anterior. Como la idea tampoco es quemarse, si el aceite empieza a saltar, podemos bajar el fuego ligeramente, pero no tanto como para que el aceite deje de estar caliente.
  10. Hay que prestar atención a que las piezas no se peguen entre ellas mientras se fríen. Lo mejor es dejar un espacio para que se cocinen bien. También está bien no meter demasiadas piezas en el sartén al mismo tiempo, ya que esto disminuiría la temperatura del aceite.
  11. Hay que vigilar las piezas e irlas rotando para que todas sus caras se cocinen. De hecho, en principio, si verdaderamente tienes una buena cantidad de aceite en el sartén, casi ni tendrás que mover cada pedazo de pollo, porque el aceite caliente lo cubrirá por todas partes.
  12. Una vez que cada pieza de pollo esté bien dorada y cocida por toda la superficie, qué hay que sacarla y escurrirla. Yo acostumbro pasarlas a un plato cubierto con papel absorbente, para retirar el exceso de grasa antes de servirlas.
  13. Hay que seguir el proceso mencionado con cada pieza, hasta que estén todas cocidas. Si hiciera falta, hay que verter más aceite en el sartén.