salsa de queso casera
4 de 2 votos
Imprimir

Receta de salsa de queso casera

Aprende cómo preparar la mejor receta de salsa de queso, y prepárate para limpiar el plato con un trozo de pan, además de terminar chupándote los dedos.
Tipo de receta Salsas
Tipo de cocina Casera
Keyword receta facil
Tiempo de preparación 10 minutos
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo total 25 minutos
Porciones 6
Calorías 200 kcal
Autor Lola

Ingredientes

  • 200 gramos de queso para fundir rallado
  • 4 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 2 cucharadas de harina de trigo
  • 3 tazas de leche
  • Un chorro de vino blanco seco opcional
  • Sal
  • Pimienta negra en polvo

Preparación

¿Cómo se hace la salsa de queso?

  1. Si por alguna razón no han rallado todavía el queso, este es el buen momento para hacerlo.
  2. Luego, tomaremos la mitad de la leche en una taza y la utilizaremos para disolver la harina (esto será más rápido si la leche está tibia o caliente). Mezclaremos hasta que no queden grumos.
  3. Luego, calentaremos una cacerola anti adherente con el resto de la leche y la mantequilla. Haremos esto a fuego bajo para evitar que la mantequilla se oscurezca o se queme.
  4. Cuando la leche y la mantequilla estén bien integradas, incorporaremos el resto de la leche con la harina disuelta. Haremos esto para darle más consistencia a la salsa.
  5. Vamos a revolver hasta obtener una consistencia uniforme. Cuando la mezcla esté homogénea, comenzaremos a agregar el queso rallado, poco a poco, mientras vamos revolviendo para que este se funda y se vuelva parte del resto de la salsa. Esta tarea puede tomar un poco de tiempo porque estamos realizando una cocción a baja temperatura, pero es esencial que la salsa no se queme ni se pegue. También es muy importante que no paremos de revolver, con la ayuda de una espátula de madera.
  6. Cuando terminemos de agregar el queso, salpimentaremos al gusto y verteremos el chorro de vino blanco. El líquido nos ayudará a diluir mejor el queso, en caso de que la salsa esté quedando muy espesa. Dependiendo de la consistencia deseada para la salsa, podemos agregar un poco más o menos de vino.
  7. No nos queda más que remover hasta tener todos los ingredientes bien mezclados y la salsa con una consistencia que nos plazca. Si sientes que está quedando demasiado espesa (esto puede variar según el tipo de queso), diluye con un poco más de leche para una salsa más liquida, o incorpora un poco más de queso, para una salsa más espesa.
  8. Antes de terminar, prueba la salsa para verificar la sazón y el sabor. Si hace falta, corrige la sazón con más sal y pimienta, y vuelve a mezclar posteriormente. Si deseas una salsa con un sabor más intenso, todavía estás a tiempo de añadir y mezclar un poco más de queso rallado.